IRITZIA

Busco Una Luz

img_lgarcia_20180220-152509_imagenes_lv_terceros_205869-kW-U44940221519k4-992x558@LaVanguardia-WebAyer se cumplieron 15 años del cierre de Egunkaria. Para celebrarlo, el estado español continuó con su represión ya conocida por nuestro pueblo, pero que cada vez abarca más territorio. Por la mañana supimos que Anna Gabriel quedaría exiliada en Suiza porque aquí no tendría un juicio justo. Después, nos enteramos que el rapero Valtonyc era condenado a tres años y medio de prisión por hacer canciones. Y por último, una jueza dictaminó el secuestro preventivo del libro Fariña. Vuelve la inquisición, acabaremos quemando libros como en Fahrenheit 451. Todo esto en un solo día. Y hoy, mientras escribo estas líneas, han censurado y desmontado una obra sobre presos políticos en la feria de arte de Madrid, Arco. Sigue la dictadura.

Y es que toda esa represión está asentándose con total normalidad. La cárcel de pueblos que es el estado español, no solo mantiene presos a los que quieren decidir su futuro sino que condena a su población a ser sumisos y agachar la cabeza. Obedecer y callar. Y lo triste es que lo hacemos.

1519156139_484164_1519156260_noticia_normal

Los presos políticos inundan las cárceles españolas. Cualquiera puede ser acusado de rebelión, injurias a la corona, apología del terrorismo… tienen los jueces de su bando, tienen las cartas marcadas. Los malos nos hicieron trampa. Tengo la sensación de haberme acomodado en la derrota, me siento inoperante, hastiado. Son demasiados desencantos, demasiadas decepciones, demasiadas veces de querer y no poder. Por eso necesito esperanza, por eso busco una luz.

Nos dicen que ahorremos, que no tomemos café, para tener algo con lo que comer porque ya no habrá pensiones. Quieren recentralizar el estado, prohibir todo lo que les moleste. El patriotismo español más rancio nos invade. Meten mano en nuestra educación, persiguen el catalán y el euskera en un fanatismo ultraespañolista que aboga por destruir culturas y lenguas que no sean las suyas. Colonialismo. El fascismo naranja está en auge, y sus consecuencias pueden ser nefastas.

Ensenyament-comunitat-educativa-preparen-accions_1889221136_47897522_1500x1000Las noticias diarias no son nada halagüeñas. Nuestra hipocresía mató a Ekai. La fiscalía no ve delito en la carga que mató a Iñigo Cabacas. Mujeres asesinadas, desahucios, accidentes laborales, explotación, precariedad, pobreza, miseria, machismo, homofobia, tuiteros encarcelados, fascismo, corrupción… la lista es tan larga que me deprime el mero hecho de teclear. No puedo más. Y sin embargo, me cuesta, me cuesta tanto levantarme y gritar, tengo miedo de acabar asumiendo el hecho de formar parte de un rebaño obediente y buscar comodidad dentro de mi ombligo, sin molestar.

Por eso escribo esto hoy. Te pido por favor que me ayudes a mantenerme en pie. Dime que hay esperanza, que hay un camino. Que volveré a escuchar los gritos de la gente, que somos más, que hay que sonreír porque vamos a ganar. Cuéntale a este pequeño incrédulo que hay una salida, que no me rinda, que no ceda aunque el frío queme aunque el miedo muerda. Dime que resistiremos, que recobraremos nuestra soberanía. Dime, por favor, que nuestras ansias de libertad pueden con el pesimismo que se ha instalado en mi cabeza. Dime que todavía nos queda la rabia y los sueños, que estamos juntos en esto, que somos la chispa que encenderá el fuego que acabará con su poder.

Dime que estás conmigo.

Dime que venceremos.

Dime que ya has encontrado la luz.

Advertisements

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Aldatu )

w

Connecting to %s