SORTZAILEEN TXOKOA

Sonidos, Aromas, Instantes

sonidos-aromas-instantessonidos-aromas-instantes-000

Con la levedad con la que caen los copos de nieve, se cuelan por entre los agujeros de la persiana los rayos de luz que no consiguen despertarte. Mas mi eterna inquietud logra el roce que en ningún momento quería evitar. El aire, cargado de calor y vida, es el resumen de una dulce noche que nos pertenecerá para siempre.

Te mueves, con esa lentitud tan tuya. Y no puedo hacer otra cosa que mirarte. Te desperezas con la delicadeza de todas las mañanas, sabiendo que no osaré robarte esos instantes. Quizá me acerque, pero no romperé ese microcosmos que crean las convulsiones de tus músculos al estirarse.

De reojo, me miras, y finges avergonzarte para así poder esconderte de nuevo bajo las sabanas. Compartimos unas palabras a través de esas sabanas de cristal que han perdido su transparencia al escaparse la oscuridad que anoche nos iluminó. Voy a tu encuentro, y me sumerjo en la calidez de nuestros cuerpos. Pero hace mucho que aprendiste a huir, a defenderte de esos ataques que no quieren herirte.

Te escabulles con agilidad. Logras saltar lejos del alcance de mis brazos, mientras el pijama de seda se ciñe lascivamente a tu cuerpo. Ríes en tu fuga, sabiendo que el aroma que encadenaste a la cama será suficiente recompensa para ese prisionero que nunca consigue retenerte.

Desde la cocina oigo el ruido de las tazas que acabas de poner sobre la mesa. Pronto empezará sonar el lamento de la cafetera que inundará con el olor a café recién hecho la atmosfera de la cocina. Esperaré un poquito más, por lo menos hasta que la tostadora dé el primer salto y oiga posarse los panes sobre el plato.

Sonidos, aromas, instantes. Todos flotan alrededor de ti. En la inmensidad de la mañana, todo es frágil, fútil, irrisorio. Todo. Todo salvo tú. Eres consciente de lo que supones. Eres consciente de que solo quiero la libertad de quererte, y que es libre como solamente te puedo querer.

Y en la redundancia de la imposibilidad nos hallaremos hasta que la confianza se atreva a abrir o cerrarnos nuevos caminos. Caminaremos solas o acompañadas. Ésa será nuestra elección. Mas siempre nos quedará aquello que creamos con nuestras inexpertas y atrevidas manos. El dulce recuerdo de lo gozado, la eterna tímida sonrisa de haberlo vivido.

 

Olerkia: “Sonidos,aromas, instantes,…”.

ARITZ BRAVO ZUBILLAGA

Marrazkia: “Berbak marraztuz I”.

ELOI LANDIA ORMAETXEA

Advertisements

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s