SORTZAILEEN TXOKOA

Seguir

shoes-1638873_960_720Levantamos tantos abriles como pudimos

entre las sombras de mil derrotas anteriores,

marcamos sin contemplación

el número equivocado

y ahora el océano escupe cadáveres

mientras te veo sonreír señalando al rey desnudo.

 

Entraron con las corbatas bien puestas a la facultad de filosofía.

Aun cuando no habíamos digerido el relato

y escribías versos en las últimas páginas del cuaderno de apuntes

seguíamos con esperanza.

 

Clavándose mi enojo en las circunstancias de un café derramado,

aparcando en doble fila tras los ventanales de un otoño

más gris que el anterior,

sabiendo que el futuro no tiene forma de canción

ni de la misma ciudad que ardía ante nuestros ojos,

huíamos con el freno puesto.

 

La rabia se volvió silencio

y en las veredas dejaron de crecer amapolas.

Condenados a mañana,

al turno de ocho horas,

al fregado de última hora

en una pila repleta de histeria.

 

 

Todo es artificio, huele a plástico quemado,

dar vuelta a las mentiras y caminar hacia la utopía.

Tiempo de rebajas, de espantapájaros sin cerebro

y hombres de hojalata y sin corazón.

¿Quién tuvo la idea de resistir al viento en una casa de paja?

 

Aimar Esteban Cuevas

Advertisements

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s