IRITZIA

El NO a Renzi y sus Posibles Consecuencias

italy_referendum-4e2d1_20161205020259-kfuh-u412406100577rqh-992x558lavanguardia-webAyer se celebró en Italia el referéndum con el que Matteo Renzi y su Partido Democrático (por lo menos en parte) pretendían reformar la constitución italiana. Esta reforma constitucional tenía como objetivo modificar algunos artículos de la segunda mitad de la constitución, una constitución que a pesar de haber sido cambiada varias veces durante los últimos años, es considerada de las más progresistas de Europa. Así, Piero Calamendri, uno de los padres de la constitución de 1947 decía que “si queréis ir en peregrinación al lugar donde nació vuestra Constitución, id a las montañas donde cayeron los partisanos, a las cárceles donde fueron presos, a los campos donde les ahorcaron”.

Matteo Renzi ha tratado de reformarlo, manteniendo intactos los principios fundamentales, mas cambiando la manera en la que éstas se aplican. Una de las reformas estrellas era romper el bicameralismo perfecto, vaciando el Senado de poder legislativo.

La población italiana, en cambio, le ha dado un sonoro NO a la propuesta de este joven político, antiguo alcalde de Florencia. Solo en tres regiones se ha impuesto el SÍ, siendo una de ellas Toscana, región cuya capital es justamente Florencia. Que haya ganado en esta región el sí puede tener que ver con el cariz que se le ha dado (y se le ha querido dar) a este referéndum, que se ha planteado como un plebiscito: si el sí perdía, Renzi dejaría su cargo y se apartaría de la política (igual que hizo David Cameron con el Brexit). Pero este órdago no ha sido suficiente para que el SÍ venciera, y ha quedado a 20 puntos del NO.

1480847969_741970_1480882764_noticia_fotogramaY esto nos deja un escenario, como poco, interesante en Italia, y quizás también en toda Europa. El día en que el ecologista (y europeísta convencido) Van der Bellen consiguió hacerse con la Presidencia de Austria ante el ultraderechista (y euroescéptico convencido) Norbert Hofer, otro europeísta como Matteo presenta su dimisión. Pero el cargo de Presidente de Austria es un puesto protocolario más que una figura con verdadero poder, por lo que habrá que esperar a las legislativas de 2018 para ver cómo evoluciona el respaldo de los diferentes partidos. Lo que sí es de destacar, es que los dos grandes partidos en el 2013, los socialdemócratas y los populares, no han pasado ni a la segunda vuelta en estas presidenciales. Las resacas, casi continentales, de la grosse koalition.

Así, el año que viene Italia deberá acudir de nuevo a las urnas, esta vez para votar en las elecciones generales, que de no anticiparse (muy probable), se disputarían en septiembre. En estos comicios el Movimiento Cinco Estrellas (M5S) de Beppe Grillo parte como principal candidato para hacerse con el primer puesto, siendo estos claramente euroescépticos. Por tanto, se abre un escenario incierto para Italia en cuanto su posibilidad de alejarse o, directamente, dejar la UE o el euro, siguiendo los pasos del Brexit.

marie-le-penA esto hay que sumarle las elecciones francesas que se disputaran también el próximo año, en el que la figura de Le Pen tiene cada vez más fuerza. La derecha de UMP, recientemente ha elegido en sus primarias a François Fillon, un neoliberal thatcherista. Pese a presentarse ante sus votantes como seguidor de la línea de De Gaulle, sus principios neoliberales y de establishmet están indudablemente en crisis, como bien demuestran la derrota de David Cameron en el Brexit y la victoria de Trump frente a Hillary Clinton.

Si finalmente se proclamase Le Pen como vencedora en Francia, y Beppe Grillo en Italia, se alzarían con el poder (o como los que más apoyo tienen, por lo menos) dos euroescépticos en la segunda y tercera economía de la zona euro, siendo asimismo estos países dos de los fundadores de la UE. Quizás el Frexit y el Itexit no estarían muy lejos en ese escenario, y si esto sucediese, no habría Alemania que asegurase el futuro de la UE.

Esto nos retrotraería a una Europa no unida, que solo sería comparable (si se puede realmente hacerlo) con una Europa pre Segunda Guerra Mundial. Y aquí todo sería posible, todo lo malo y todo lo bueno. Todo dependerá de cómo de fuerte o débil esté la izquierda cuando esto llegue. Y lamentablemente, parece que si este escenario es finalmente una realidad, la izquierda estará con los deberes sin hacer. ¡Que los populismos nos pillen confesadas!

Advertisements

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s