IRITZIA

Una CUP sin Miedo

el-pacto-del-govern-pende-de-un-hilo-la-cup-no-apoya-los-presupuestos-de-2016Vuelve a agitarse la situación política en Catalunya. Tras las arduas negociaciones que se dieron entre Junts pel Sí y la CUP durante la investidura del president, los presupuestos se han convertido en el nuevo nicho de confrontación entre ambas formaciones. Definitivamente, la CUP ha decidido mantener la enmienda a la totalidad por lo que no se han aprobado las cuentas.  La formación anticapitalista sigue dispuesta a negociar mientras para el president Puigdemont el acuerdo de estabilidad se rompe y ha anunciado que tras el verano se someterá a una moción de confianza. La CUP en el parlament ha aclarado que se sienten corresponsables pero no culpables.

Con todo esto vuelven los ataques a la CUP y a sus miembros acusándoles de romper el pacto de estabilidad,  acabar con la legislatura, con el procès y de votar junto al PP (el más absurdo de los argumentos). Todo ello sin entrar a debatir el por qué de que no se hayan aprobado los presupuestos. Y es que a pesar de quejarse de que la CUP dinamite el pacto con Junts pel Sí, este grupo no ha tenido para nada en cuenta a los primeros ya que la CUP hubiese preferido pactar los presupuestos previamente y no en trámite parlamentario. Tarde y mal.

En un comunicado emitido por la CUP ayer mismo,  razonaban que mantenían la enmienda ya que no eran unos presupuesto sociales ni soberanistas. Alegaban que son unos presupuestos de carácter autonómico, sometidos a Montoro y que mantienen los recortes tanto en sanidad como educación, consolidando así las privatizaciones. La formación emplaza a Junts Pel Sí a consensuar unos presupuestos para 2017 y a aprobar una modificación del crédito para incorporar los 873 millones de aumento del gasto social en 2016.

CkbfXwnWkAAr6KY

Es razonable la postura de la CUP, pues como ya comentamos en este artículo que publicamos durante el proceso de investidura del president, para muchos militantes de la CUP puede ser que no difiera mucho entre una Catalunya independiente en manos de su oligarquía al estado español actual. La independencia es el camino, no la meta. Y es que ser de izquierdas e independentista tiene dos vertientes que en ocasiones puede acarrear contradicciones, pero que como nos explicó el diputado de la CUP Albert Botran en la entrevista que realizamos hace unos meses, es lo que enriquece el proyecto ya que se realizan alianzas tanto en ruptura nacional como en favor de lo social.

Retratar a la CUP como culpable de un posible estancamiento o ruptura de un proceso independentista es simplificar en pro de un hipotético futuro estado, cuando es necesario debatir el cómo del mismo.  Y dar lecciones políticas desde una corrupta CDC que se volvió independentista de la noche a la mañana o desde ERC (que, tristemente, en ocasiones pierde la “Esquerra”) que se alía con los primeros, y que permaneció inmóvil en el proceso de investidura, no parece lo más adecuado. Así que pese a errores que puedan cometer, no hay duda que la CUP tiene en cuenta a su militancia, su funcionamiento asambleario sigue siendo todo un ejemplo y la coherencia la mantienen intacta a la hora de trabajar tanto en la vía de ruptura independentista, como en la vía del cambio social. Força companyes, sense por arribarem lluny!

Advertisements

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s