ARTIKULUAK

Puerta a Puerta: ¿A Favor o en Contra?

gertuAl parecer se han acabado todos los problemas que había con las basuras. Este tema causó un gran revuelo la legislatura pasada (2011-2015) en Gipuzkoa. Era extraño que pasará un día sin que en los diferentes medios de comunicación se diera alguna noticia relacionada con el Puerta a Puerta (PaP), el quinto contenedor o la incineradora. Hoy en día, en cambio, apenas oímos alguna noticia sobre el tema.

¿Cómo ha podido ser que de repente se pierda el interés? ¿Han encontrado solución a sus problemas todos aquellos (políticos, ciudadanos, medios de comunicación,…) que tanto se quejaban? ¿No existe ya en ningún sitio el PaP? ¿Están todos felices con sus respectivos sistemas de recogida de basura? Eso parece viendo el escaso tratamiento mediático que recibe actualmente.

Pero, ¿En que se basa este sonado formato de recogida? ¿Es tan malo y desagradable como nos decían los medios? Y si eso es así, ¿por qué se empecinó tanto la Diputación de Gipuzkoa y diversos pueblos en su aplicación?

Mediante esta serie artículos trataremos de arrojar un poco de luz sobre el PaP. También analizaremos cuáles eran los argumentos de los que se oponían y hasta qué punto eran reales o falsas esas críticas. Seguramente, cada parte tendrá su parte de razón. O quizá no.

¿Puerta a Puerta? No, gracias.

Entre las voces que más fuerte se alzaron en contra del PaP se encontraban medios de comunicación como El diario vasco o partidos políticos como el PNV o PSE. Casi a diario se veía alguna noticia sobre este sistema, el 5º contenedor o sobre la incineradora en este periódico del grupo Vocento. Y el PNV y PSE fijaron como una de sus prioridades políticas en Gipuzkoa atacarlo (y en Bizkaia también se usó para meter miedo cara a las elecciones).

Mas, ¿cuáles son los argumentos para oponerse? En el siguiente enlace se puede ver al ex-lehendakari Patxi López en el programa Euskadi Pregunta de Eitb. En el minuto 6:53 una ciudadano pregunta al político sobre este sistema y en la respuesta de éste podemos ver muy bien resumido muchas de las razones por la que la gente se opone. Así dice: “la recogida del Puerta a Puerta ni es mejor, ni es más eficiente, ni es más barata, ni permite el acceso mejor de los ciudadanos (…) al reciclaje”. A eso suma que es más caro, que es más sucio y que condiciona a los ciudadanos a la hora de comer lo que quiera cualquier día de la semana”.

Otro de los argumentos de los que no quieren este formato de recogida de residuos, es que atenta contra la libertad personal. Es decir, que les roba a las ciudadanas parte de su libertad, concretamente la libertad de no reciclar.

Aparte de esto, existe otro argumento, que aunque se oye menos, quizás, es más importante que todos los anteriormente citados. Lo dice López en el enlace anterior, que al hacer la apuesta por el Puerta a Puerta, la Diputación de Gipuzkoa ha perdido una ayuda de 360 millones del Fondo de Inversión Europeo, que dentro de un plan integral, lograría quitar todos los vertederos del territorio con la construcción de una incineradora. Este argumento no ha sido muy utilizado, pero como veremos pronto, es innegable la importancia que tiene.

Las cosas así, atendiendo a todos estas razones para oponerse al PaP, se hace imposible apoyarlo.

Pero, ¿son verdaderos todos estos argumentos? ¿Es tan malo de veras el Puerta a Puerta? Empecemos a recopilar información sobre este sistema tan criticado denostado.

El sistema Puerta a Puerta

Qué es y cuáles son los antecedentes

El PaP es un sistema de recogida de residuos en el cual la recogida se hace, como bien dice el nombre, puerta a puerta (casa a casa). Como se recoge casa a casa, los residuos se recogen dentro del portal (o casa) o fuera, en unos aparatos colocados para ese fin (los famosos árboles de Gipuzkoa, por ejemplo). Se recogen de manera diferenciada y selectiva todos los tipos de residuos que se pueden encontrar dentro de la bolsa de basura, porque de esta manera, se facilita el reciclaje, haciendo el proceso más eficiente. Los cinco tipos de residuos que encontramos son el orgánico (alrededor de la mitad de la bolsa), papel y cartón, plástico, vidrio y rechazo. Todos ellos son reciclables, salvo el rechazo (poco a poco avanzan las investigaciones para conseguir su reciclado). Más adelante profundizaremos en el tema, pero conviene recordar que esta recogida no es algo fijo y estanco, sino que tiene mucha flexibilidad para moldearse a las realidades de cada pueblo.

En lo que respecta a los antecedentes, la recogida Puerta a Puerta apareció por primera vez en París en 1884 de la mano de Eugène Poubelle (el vocablo poubelle significa bolsa de basura en francés). Está claro que el sistema que se implantó entonces poco tendría que ver con la actual, pero fue ésa la primera que puso sobre la mesa una recogida Puerta a Puerta.

Hoy en día, el PaP se puede encontrar en diversos estados, como ocurre en Italia, Alemania o Eslovenia. En Cataluña también existe en diversos pueblos. Además, no se limita a pueblos pequeños como muchas veces se ha dicho, sino que está presente asimismo en ciudades grandes (de hecho, funciona mejor en zonas de alta densidad de población).

628441_zaborrak_usurbil_foto610x342En Euskal Herria el primer pueblo que lo aplicó fue el pueblo de Usurbil, y luego le siguieron otros muchos: Hernani, Oiratzun, Legorreta, Itsasondo,… Hasta 34 alcaldesas y alcaldes dijeron públicamente que estaban pensando en importarlo a sus pueblos, aunque al final muchos no lo hicieron.

El funcionamiento

Para una mejor comprensión del funcionamiento, lo más apropiado es ir directamente a un ejemplo. En la siguiente imagen vemos el caso de Usurbil. En ella podemos ver qué residuos tenemos que sacar qué días. En el calendario podemos ver como el orgánico se recoge tres veces a la semana, dos veces el plástico, una vez el cartón y papel y una vez el rechazo. El vidrio se tira a los contenedores verdes que están en las calles, igual que en los sistemas tradicionales. El rechazo es todo aquello que no se puede meter en ningún otro grupo de residuos.

image002

Muchas de las críticas vertidas sobre el PaP eran sobre el calendario. Se dice que no es cómodo y que no se suele saber qué residuos hay que sacar cada día. El siguiente vídeo es muy esclarecedor para saber cómo lo siente la gente que vive en pueblos donde existe el Puerta a Puerta. Aparecen dos personas mayores hablando sobre sus experiencias personales con el sistema, e incluso hablan sobre el tan repetido problema de no poder comer pescado cuando quieran.

En lo que al horario se refiere, este es el caso de Usurbil, donde recogen los residuos entre las 6:30 y las 8:30 de la mañana. En otros pueblos, en cambio, decidieron hacer la recogida por la noche. Normalmente, la decisión se toma en espacios de participación donde toda la ciudadanía tiene oportunidad de opinar. Pero si a pesar de todo no se puede sacar los residuos a esa hora, suele haber diferentes puntos de emergencia donde puntualmente se puede ir a echar ahí los residuos.

image004

Y los resultados, ¿son positivos?

Tasas de reciclaje

Si en algo destaca la recogida Puerta a Puerta es en sus muy altas tasas de reciclaje. En todos los sitios donde se ha implantado ha disparado las tasas, y los mejores (y más cercanos) ejemplos los tenemos en Gipuzkoa. Como ya se ha dicho antes, el primer pueblo en ponerlo en marcha fue Usurbil, el 16 de marzo de 2009. Así, el febrero de ese año las tasas de reciclaje eran de 29,59%, mientras que en abril las tasas se dispararon hasta un 83,44%. Es decir, que en un mes casi se triplicó lo que se reciclaba en Usurbil.

Las experiencias de otros pueblos demostraron lo mismo, dejando claro que no hace falta una fase aclimatación al sistema, sino que los resultados son instantáneos. Además, estas altas tasas no suelen bajar con el tiempo. Se mantienen, e incluso, suben hasta límites máximos de 90%. Por lo tanto, en este aspecto poco hay que reprocharle al PaP.

Los otros dos sistemas más comunes de recogida tienen resultados mucho más bajos. El clásico de 4 contenedores tiene los datos más bajos: al 29,59% de Usurbil, podemos sumarle el 28,45% que se ha reciclado en Durango el 2015 (contando desde enero hasta octubre). Y así en muchos sitios, difícilmente superando la barrera del 30%. El sistema del 5º contenedor consigue reciclar algo más, entre 30-35%, pudiendo llegar en contadas ocasiones hasta el 40%. Existe una excepción positiva en este sentido: en Arrasate-Mondragón se ha superado la barrera del 70%, mediante un formato en el que el control del orgánico tiene mucha importancia. Lamentablemente, el de Arrasate es eso, una excepción.

Datos económicos

El ayuntamiento de Usurbil publicó unos datos el 16 de marzo de 2013 sobre este tema, comparando los tres sistemas antes mencionados. En la imagen extraída de ese documento, vemos como el Puerta a Puerta no es más caro, sino que llega a ser hasta más barato. Los datos demuestran como el PaP gasta mucho más que los demás, lo que se entiende en la lógica de que la recogida es mucho más selectiva (esto permite que luego las tasas de reciclaje sean tan altas). Lo bueno de este alto gasto en la recogida es que lo que se gasta se invierte en puestos de trabajo. Es decir, que se crean más puestos de trabajo que en los otros sistemas. ¡No está mal!

El dinero se ahorra en el tratamiento del rechazo ya que es mucho menor, y se recupera mucho con la venta de lo mucho que se recicla. Por tanto, la suma y resta de lo gastado y recuperado es positiva.

image006

Suciedad

En el vídeo que se ha podido ver con anterioridad, las dos personas mayores afirmaban que el Puerta a Puerta es limpio. Sin embargo, si recurres a otras fuentes, te dirán justo lo contrario. No es fácil encontrar fuentes que hablen con objetividad, ya que hasta el PSE también ha hecho fotomontajes para desacreditarlo (en el siguiente vídeo en el minuto 4:12 se ve el fotomontaje . Por lo tanto, no es fácil dar una respuesta clara a este apartado. Lo que seguro que es cierto es que el sistema clásico de 4 contenedores tampoco es muy limpio, y eso lo podemos ver en las calles de muchos pueblos.

Control y libertad de (derecho a) contaminar

Al hablar del PaP a menudo sale a la palestra el tema del control. ¿Pero qué quiere decir esto? Como cada ciudadana pone sus residuos en un sitio concreto diseñado para ella, se puede ver como recicla cada una. Y esto se ha vendido como un ataque contra la intimidad de cada una. Es verdad que se puede llegar a controlar los residuos, pero tampoco tiene mucho sentido pensar que el trabajador municipal se pondrá a cotillear lo que cada cubo tiene dentro. Igualmente, el trabajador de banca que está en el banco donde nosotros tenemos nuestro dinero también puede ver el saldo que tenemos, pero confiamos en su honradez y no dudamos en que no lo hará. Lo mismo deberíamos pensar de los trabajadores municipales.

La razón de plantear la recogida en forma individualizada es que de esta manera es más fácil ver si la gente recicla bien o no. El único control que hacen los trabajadores es ver cómo de bien recicla cada casa, y no qué es lo que come. Este control es muy importante para que el reciclaje sea más eficaz, y sobre todo en el orgánico. Para que el orgánico se pueda convertir en compost, es necesario que la cifra de impuros (lo que no es orgánico) no supere el 5%. Es decir, que lo que se recoge de los residuos orgánicos lo sea realmente mínimo en un 95%, porque de lo contrario el compost o no se podrá hacer, o será de mala calidad. En este sentido se hace el control de los residuos, porque es necesario para un buen reciclado. Además, de esta manera, es posible localizar a las casas que no reciclan bien y ayudarles cómo hacerlo. Solamente en los casos graves de que la gente recicle mal adrede y de forma continuada se podría recurrir a las multas. Pero como hemos visto en el video de las dos personas mayores, aclimatarse al PaP no es en absoluto complicado.

Y en cuanto al derecho a contaminar o no reciclar, decir que estos conceptos son muy peligrosos. A raíz del Puerta a Puerta, la gente ha interiorizado que debe ser poseedor de ese derecho. Mas detrás de esta creencia se esconde una doble moral o doble rasero muy habitual. Como ciudadanas damos por sentado que la fábrica que se encuentra río arriba no puede contaminar queriendo (ni sin querer) el río con vertidos. Igualmente, nos parece normal que la fundición que está en el pueblo tendrá que procurar contaminar lo menos posible, y que si tiene que invertir dinero en ello, pues que lo tendrá que hacer. Nos parece que deben hacer eso por civismo y porque de lo contrario estarán perjudicando la salud de la gente. Damos por hecho que una empresa que genera dinero y puestos de trabajo en el pueblo deba invertir dinero para contaminar lo menos posible, porque no tiene derecho a hacerlo.

AAB-Edukiontziak argazkiak

Pero cuando el foco nos señala a nosotros y nos exige que tenemos que reciclar por el bien común, porque no está bien contaminar si se puede evitar, nos escudamos en que tenemos derecho a ello. Ahí está el doble rasero o doble moral que tan extendido está en nuestra sociedad. Que las empresas hagan todo lo que pueden para minimizar lo que contaminan, nosotras, en cambio, no estamos dispuestas a hacer ni un pequeño esfuerzo. Así, diciéndolo de una manera bastante directa, este comportamiento es inaceptable. No podemos pedir, ni mucho menos exigir, el derecho a contaminar, sabiendo además los problemas climáticos que tenemos por culpa de la contaminación.

Esto exige tomar conciencia de lo que pasa en nuestro entorno y después de reflexionar, darse cuenta de que hay que cambiar la mentalidad en este sentido.

Conclusiones

Por lo tanto, mirando objetivamente los datos que existen y no dejándonos influenciar por aquel que habla sin ellos, el Puerta a Puerta en absoluto parece un sistema malo. En cuanto a cifras de reciclaje, destaca como el mejor. Si miramos a los datos económicos, vemos que es el más barato, además de invertir en creación de puestos de trabajo. La suciedad es un tema en el que es difícil ponerse de acuerdo, siendo también un factor bastante subjetivo. Pero asimismo, es innegable que el sistema actual tampoco es muy limpio. Sobre el control, decir que se ha demostrado que un control es imprescindible para que las tasas de reciclaje puedan ser altas. Y por último, si dejamos de lado y olvidamos que se nos debería reservar el derecho a contaminar y no reciclar, pocos argumentos encontramos que hagan contra a este sistema.

Entonces, si vemos que es un formato de recogida de residuos satisfactorio, ¿por qué tanta oposición? ¿Habrá alguna otra razón? Lo que mucha gente repite: LA INCINERADORA. En el próximo artículo analizarmos lo que rodea a este proyecto.

Advertisements

2 thoughts on “Puerta a Puerta: ¿A Favor o en Contra?

  1. Pingback-a: Albiste bilduma, urtarrilak 01 – 31 | Zero Zabor

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s