ARTIKULUAK

Descubriendo el FRACKING

Al oír hablar del fracking, puede que nos vengan a la cabeza imágenes de manifestaciones, risas malignas de políticos enriquecidos o cuatros hippies piesnegros perroflautas con sus perros protestando frente a policías. O puede que no. Puede que hayas seguido con atención los diversos artículos o informaciones que la plataforma Fracking Ez (http://frackingez.org/) ha publicado en los medios, o incluso puede que hayas acudido a alguno de los muchos actos de protesta que la misma plataforma ha convocado en contra del fracking. Pues este último es nuestro caso, y mediante la mucha información que este movimiento nos ha brindado (esa misma información que nos han ocultado esos políticos corrompidos que se autodenominan adalides de la transparencia y participación), hemos elaborado este artículo, que desde su sencillez, tiene la ambiciosa aspiración de hacer entender un poco mejor lo que supone el fracking.

El fracking en Euskal Herria

Gran Enara es el nombre del proyecto más importante y más conocido (hay otros muchos) que tenemos hoy en día en Euskal Herria, que es en estos momentos el más desarrollado y más grande. Este plan ocupa unas 32.437,3 hectáreas, en su mayoría entierras alavesas y burgalesas. Junto a ello, también se extiende por Cantabria, Bizkaia y Nafarroa.

El mapa de los diferentes proyectos que se quieren hacer en Euskal Herria.

El mapa de los diferentes proyectos que se quieren hacer en Euskal Herria.

¿En qué contextos se entiende el fracking?

Para entender la aparición del fracking en los últimos años, es preciso fijarnos en ciertos factores, como son el aumento del precio del gas de uso corriente, el descenso del gas extraído mediante las técnicas tradicionales y el incremento de la demanda de gas.

Ejemplo de las diferencias entre los pozos convencionales y los no convencionales.

Ejemplo de las diferencias entre los pozos convencionales y los no convencionales.

Hasta hace poco, el único sistema de extracción de gas era el convencional, es decir, la extracción de un gas que se encontraba en grandes cantidades y en rocas de porosidad y permeabilidad alta o media. Las rocas que cuentan con estas características son la dolomita, la caliza y la arenisca. Al mismo tiempo, este tipo de rocas suelen estar rodeados de rocas impermeables, lo que facilita que se dé la acumulación de grandes cantidades de gas. Así, perforando este tipo de rocas (las impermeables), consigues que el gas que contenían dentro salga disparado hacia la superficie mediante los pozos que se han creado. Gracias estos factores, la extracción de este gas es técnicamente fácil y económicamente rentable.

Mas hoy en día, no resulta sencillo encontrar pozos que cumplan con estos requisitos, ya que este tipo de pozos o bien están agotados, o bien se están explotando actualmente.

Por lo tanto, las empresas energéticas se dedican a intentar hallar gas que se pueda extraer de forma no convencional. En estos casos, el gas está acumulado en rocas con una porosidad y permeabilidad muy baja (esquisto, lutita, carbón, pizarra,…). Además, por sus características, no se consiguen acumular grandes cantidades de gas.

A las técnicas desarrolladas para poder extraer gas con estos factores tan limitantes se le denomina “Moderna tecnología del fracking”.

¿Pero cómo se hace exactamente? ¿Cuál es el mecanismo?

El primer paso para que se dé la extracción del gas mediante la técnica del fracking es el de llegar hasta la zona de extracción. Huelga decir que en este proceso se movilizan una cantidad enorme de camiones, bien antes de comenzar con la extracción (hacer los caminos necesarios, transportar el material,…), y bien durante la misma (según el instituto Tyndall, hacen falta unos 4000-6000 camiones para una sola plataforma de 6 pozos).

Una vez construida la plataforma (ocupa una zona de 1 o 2 hectáreas) se empieza agujereando de forma vertical. Estos agujeros se sumergen unos kilómetros tierra a dentro, destrozando todo lo que encuentran en su camino (rocas, acuíferos,…).

Una imagen subterránea de cómo afecta el fracking en el subsuelo.

Una imagen subterránea de cómo afecta el fracking en el subsuelo.

Una vez accedido a la capa que se quiere perforar, se empieza agujereando de forma horizontal, utilizando para ello explosivos que consiguen crear pequeñas grietas. Acabado con las grietas horizontales, se da comienzo a la fase de la fractura hidráulica (fracking o estimulación mediante fractura). La fractura hidráulica se da mediante fluidos con productos químicos y agentes apuntaladores que son bombeados a muy alta presión (entre 600 y 700 atmosferas de presión), abriendo las grietas. El fluido inyectado es en un 98% agua y apuntaladores (generalmente arena), que se utilizan para apuntalar los agujeros creados. El 2% restante son diferentes productos químicos con diferentes funciones: reparto homogéneo de los apuntaladores, para facilitar el regreso del fluido, evitar la corrosión, limpiar agujeros y tubos y antioxidantes utilizados como biocidas y bactericidas, entre otras muchas (se utilizan entre 200 y 300 productos químicos diferentes).

Para esta fase de fractura hidráulica cada pozo puede consumir más de 30.000.000 de litros de agua, y con este dato podemos calcular la cantidad de químicos que se utilizan: 600.000 litros. Además, tenemos que tener en cuenta que la necesidad de agua y de químicos es continua mientras que se dé la fractura. Y lógicamente, el efecto que esto supone para la biodiversidad, para el consumo humano o industrial es elevadísimo.

Una vez reducido la presión generada por la fractura hidráulica, el fluido retorna a la superficie. En ese fluido, además del gas y las substancias presentes en las rocas, también regresan metales pesados y partículas radiactivas, muy toxicas para el medio ambiente y el ser humano. Por último, en la superficie, el fluido extraído se procesa y se separa el gas de las demás substancias. Según estimaciones, se retorna a la superficie una parte pequeña y muy variable (entre el 8 y 35%), mientras que todo lo demás que bajo tierra.

¿Cuál es la relación entre el fracking y el medio ambiente?

  • El agua: el fracking consume una gran cantidad de agua y esto tiene efectos negativos en el abastecimiento de agua de la zona. Por un lado, el uso de aguas superficiales provoca el descenso del nivel de los ríos, repercutiendo en las dinámicas y los ecosistemas presentes en ellas. Por otro lado, el uso de los acuíferos subterráneos, puede tener nos efectos muy adversos en el abastecimiento futuro de las ciudades, ya que éstas dependen de las aguas subterráneas.
  • El metano y el cambio climático: el gas natural está, sobre todo, está compuesto por metano, siendo este gas entre 23 y 25 veces más efectivo en la creación del efecto invernadero.
  • Contaminación atmosférica: en el proceso del fracking, además del metano, también se dan otro tipo de emisiones a la atmosfera como el benceno, gases de efecto invernadero, etc. Entre las razones de estos gases se encuentran: las emisiones de los camiones y los equipamientos de fractura, emisiones mientras se procesan los gases, las emisiones que se producen en las balsas donde se depositan los fluidos extraídos (los fluidos extraídos se depositan en balsas para que, posteriormente, se procesen) y las emisiones de las explosiones y fugas.
  • Los pozos agotados: una vez acabada la extracción, las empresas aseguran que sellan los pozos para que no se produzcan fugas de gases. Pero nada más lejos de la realidad. La experiencia demuestra todo lo contrario, ya que son corrientes las fugas de gases en este tipo de pozos.
  • Ocupación de tierras, destrucción y fragmentación de hábitats: para poder extraer la cantidad de gas prevista en la CAV, y teniendo en cuenta la productividad del fracking en EEUU, se deberían de construir más de 2000 pozos, ocupando cada pozo entre 1 y 2 hectáreas. Junto a ello, los caminos que se deberían crear para tantos pozos, fragmentarían de forma masiva el paisaje y los ecosistemas presentes en nuestras tierras.
Enorme densidad de pozos necesaria para la extracción del gas no convencional, Wyoming.

Enorme densidad de pozos necesaria para la extracción del gas no convencional, Wyoming.

  • Accidentes: si miramos a las estadísticas, el 2% de los pozos suelen tener accidentes y el 12%suele quebrantar la ley. Cada año, reciben miles de multas por malas prácticas y quebrantamiento de leyes.
Octubre de 2011. Incendio en Waxahachie (Texas) en la empresa de la marca Magnablend. Esta empresa es fabrica productos para la fractura hidráulica.

Octubre de 2011. Incendio en Waxahachie (Texas) en la empresa de la marca Magnablend. Esta empresa es fabrica productos para la fractura hidráulica.

  • Terremotos: en EEUU los seísmos de baja y media intensidad se han relacionado con el fracking. Por ejemplo, en Ohio, se cerraron 6 pozos la noche del 31 de diciembre de 2011 por culpa de un terremoto de 4 puntos en la escala Ritcher.

BIBLIOGRAFIA

http://frackingez.org/eu/documentos/monografico/

http://www.tendencias21.net/El-fracturamiento-hidraulico-en-los-pozos-de-gas-es-nocivo-para-la-salud-humana_a10755.html

https://fracturahidraulicano.wordpress.com/2012/02/20/el-departamento-de-energia-de-eeuu-rebaja-las-estimaciones-de-gas-en-marcellus-shale-un-66/

http://www.adta.es/2012articulos/2012%2005%2016%20Informe_Enara.pdf

Advertisements

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s