ARTIKULUAK

FÚTBOL: ¿Deporte o Política?

futbol-negocioDe un tiempo a esta parte, los aficionados al deporte, y concretamente al fútbol, han sido testigos de cómo poco a poco ha desaparecido el aspecto puramente deportivo siendo éste sustituido por el espectáculo y el negocio, convirtiéndose en parte de esa sociedad del espectáculo donde nos encontramos dominados bajo imágenes de una sociedad artificial, un representante de la realidad.

No es sólo que el fútbol haya dejado su principal función sino que se ha convertido en un negocio de proporciones inmensas que van más allá de lo que podemos llegar a entender. Se ha cambiado la competición deportiva por la competición de mercado. La FIFA, entre casos de sobornos, corrupción, etc. es la mano invisible dentro de este sistema futbolístico monopolizado y reflejo de la sociedad en la que vivimos.

No hay duda de que el fútbol para sus aficionados es sentimiento, una religión. Eduardo Galeano bien afirmaba el parecido entre el fútbol y Dios, ya que ambos tienen la devoción de muchos creyentes y la desconfianza de muchos intelectuales. También advertía de la evolución de espectáculo a uno de los “negocios más lucrativos del mundo, que no se organiza para jugar sino para impedir que se juegue”.

Del proletariado a las élites

El fútbol tiene orígenes en el Reino Unido como el deporte de los proletarios, siendo un mecanismo de socialización para los trabajadores concretamente. Años después las grandes corporaciones han prostituido el fútbol arrebatándosela a la clase obrera para convertirlo en un negocio más donde rige la economía de mercado. Los clubes son grandes empresas que luchan entre sí por ser el más competitivo, pero no en los terrenos de juego, sino en el mercado, en los despachos se gestiona la empresa para obtener beneficios económicos y si es posible aplastar al competidor.

stpauli2

Empresas de toda índole se relacionan estrechamente con clubes de fútbol. Ya sea por patrocinios o por contactos personales directos. Podemos ver ejemplos de clubes como es el caso del Real Madrid en el que su presidente es el dueño de una de las más importantes constructoras del estado español (ACS). Una constructora que ha trabajado en los servicios de la ciudad a través de las concesiones que el ayuntamiento del Partido Popular (PP) dio durante sus años de mandato a esta empresa.

En este negocio del fútbol, cabe mencionar cómo se captan jóvenes en los países africanos que huyen de la pobreza y las guerras, y engañados por algunos agentes que les prometen que serán estrellas del fútbol. Este caso lo muestra muy bien la película Diamantes Negros.

El desequilibrio financiero que se da entre la ciudadanía, también lo observamos entre clubes que capitalizan el negocio del deporte rey. Hay clubes monopolizan todos los recursos económicos mientras otros luchan por sobrevivir, más si cabe si nos fijamos en categorías inferiores y en el fútbol no profesional.

Igual que con las empresas (al final todo es uno), relacionamos a los clubes con partidos políticos y la influencia que estos pueden tener. No en vano, son muchas las ocasiones en las que se relacionan partidos políticos con clubes de fútbol, ya sea por financiarlos o por dar apoyo institucional. Se han dado casos en los que el presidente de un país era el presidente de un club de fútbol: todos recordamos a Berlusconi en el palco de San Siro mientras era el primer ministro italiano. Todo uno: fútbol, negocios y política.

En el caso particular de los futbolistas es raro ver a alguno posicionarse políticamente, sobre todo si es en contra del discurso oficial establecido. Por ejemplo, ha habido jugadores vascos a los que se ha relacionado con ETA por ser afines a la izquierda abertzale o haber tenido familiares en la organización como Eñaut Zubikarai, o casos en los que se ha rechazado jugar en la selección española por sentirse catalán como el de Oleguer Presas. Estos casos han repercutido y no precisamente para bien en sus carreras deportivas. Es por ello que la mayoría opta por el silencio político.

En el sentido más metafórico también podemos equiparar al aficionado a un club como el militante de un partido político. Un club donde el sujeto se identifica con él como con los ideales de un partido.

Marketing y televisión

El fútbol últimamente no es más que imagen. Cada imagen es una forma de vender un producto que es tu club o tu jugador. Nadie podía imaginar hace unos años que los protagonistas de los anuncios de las marcas más importantes del mundo serían futbolistas. Utilizados como modelos, son una imagen capaz de generar montañas y montañas de dinero. Las marcas lo aprovechan, los clubes también y los jugadores se han hecho millonarios de una manera exagerada a costa de poner en su cara más importancia que en sus piernas.

La máquina de generar dinero no para. Podemos hablar también de los intereses que se ocultan tras las celebraciones de los mundiales. Los billetes bajo mesa, constructoras y bancos que sacan beneficio de la explotación de trabajadores para actos de tal envergadura…

fifaLa FIFA, en su dictadura, ha estado gestionando el poder con total impunidad y moviendo fichas a su antojo. La adjudicación de sedes para albergar el mundial como por ejemplo la de Rusia en 2018 o la de Qatar en 2022 fueron elegidas tras supuestas compras de votos a parte de los miembros de la FIFA. Es una pequeña pieza de la mafia que opera de manera estructural.

Es necesario analizar también el tema de las televisiones. Éstas se han lucrado del beneficio que ha ido generando el fútbol y el fútbol se ha aprovechado, a su vez, de las televisiones para favorecer al marketing y patrocinar este deporte a todas horas. Los contratos que los operadores televisivos y los clubes han firmado durante estos años han dejado de favorecer al deporte para en cambio, favorecer al negocio, a esa burbuja artificial que han creado olvidándose de los aficionados.

Concretamente en el estado español la liga ha ido cambiando horarios en pro de las televisiones por lo que la afluencia a los estadios ha disminuido en los últimos años. Se ha empujado al espectador delante del televisor alejándolo de los estadios, y el aumento de precios de entradas y abonos ha perjudicado también a que la gente se acomode en el sofá o en un bar para disfrutar de su deporte favorito.

Fútbol e identidad

Cuando decimos que el fútbol es sentimiento éste se dispara cuando hablamos de un sentimiento de pertenencia o nacional. Por una parte, en los mundiales de fútbol podemos ver cómo ese sentimiento patriótico se multiplica cada vez que la selección que representa a cada uno logra atravesar la línea de gol. Y por otra aquellos países sin reconocimiento ni selección oficial claman su oficialidad y su reconocimiento como nación a través de este deporte.

BmE3RovCMAEdWQ8.jpg largeNo sólo cuando juega una selección se atribuye ese sentimiento. Los clubes de naciones sin representación oficial en forma de selección suelen reivindicarse en sus partidos. Desde un punto de vista cercano podemos recordar la inolvidable imagen en la que Iribar y Kortabarria, capitanes del Athletic Club y la Real Sociedad portaban la ikurriña todavía prohibida un año después de la muerte de Franco. Un partido con alta carga simbólica en el que los dos equipos vascos reclamaban el reconocimiento de Euskal Herria como nación.

En estos últimos años también hemos sido testigos del auge del independentismo en Catalunya y de cómo el F.C. Barcelona se ha unido a ese proceso tanto desde las gradas de su estadio como institucionalmente. Cabe mencionar, además, las sonoras pitadas, ya no solamente en clave nacional sino también desde otra índole política, a la monarquía en las finales de copa de 2009, 2012 y 2015 entre el Athletic y el Barcelona. Otra muestra más de que el fútbol y la política van estrechamente relacionados.

 

BIBLIOGRAFÍA

1-Eduardo Galeano ,(2003) Fútbol a sol y sombra ; Santa Fe, Siglo XXI

2-Samuel Martinez (Coor.)(2010), Fútbol-espectáculo, cultura y sociedad; Puebla, Universidad Iberoamericana

3- Quique Peinado, (2013), Futbolistas de Izquierdas; Madrid, Léeme Editores

4- http://www.rebelion.org/noticia.php?id=187169

5- http://www.lamarea.com/2015/08/28/el-senor-del-balon-y-el-ladrillo/

6-http://www.cuartopoder.es/luzdecruce/2010/07/05/el-futbol-deporte-de-la-clase-obrera/325

7- http://www.eldiario.es/desalambre/futbol-negocio-consumo-infancia_0_209979268.html

8- http://diario.latercera.com/2015/05/31/01/contenido/reportajes/25-190726-9-la-mafia-del-futbol.shtml

Advertisements

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s