ARTIKULUAK

Desigualdad Social (III): Rendimiento académico, violencia y movilidad social

Rendimiento académico

Es algo obvio que en los resultados académicos de los estudiantes tiene una gran importancia el sistema educativo en general. Pero, más allá del sistema educativo, hay otros muchos factores que influyen. Uno de ellos, cómo no, es el entorno familiar: la importancia que se le da en el hogar a la educación, los recursos de los que se goza en casa, la renta que entra en casa,… Todos estos factores afectan mucho y, como es sabido, las clases más bajas son las que peor paradas salen en este caso.

13929253945-RENDIMIENTO--ACADEMICOEn este sentido, en los países con las mayores tasas de desigualdad, el rendimiento académico de las estudiantes es más bajo que en los países más igualitarios, si atendemos a los resultados obtenidos del informe PISA (Gráfico 1). Y estos resultados tienen sentido si tenemos en cuenta la importancia que tiene la calidad de vida en el rendimiento académico, sobre todo, y como se ha demostrado, en los primeros años de vida. Como revela un estudio realizado en Reino Unido, a los tres años se observaban grandes diferencias entre niños (diferencias de hasta un año académico) según cuál era la procedencia de éstos, obviamente, saliendo mal paradas las niñas de las clases más bajas1. Como ya se ha dicho anteriormente, la desigualdad de renta afecta a las relaciones sociales, afecta a la esperanza de vida, a la alimentación,…, y todo ello tiene un efecto nocivo que provoca peores resultados académicos, siendo de mayor importancia en los primeros años de vida.

(Gráfico 1)

(Gráfico 1)

Junto a las limitaciones materiales que pueda suponer la desigualdad de la renta para los que la sufren, también existen limitaciones psicológicas internas. Estudios llevados a cabo en India demostraron que la conciencia de pertenecer a una escala social más baja (en ese caso, casta inferior) influye negativamente en el rendimiento escolar2. Para comprobar esta realidad, juntaron diversos niños y niñas de castas diferentes y los pusieron resolviendo laberintos. En el primer caso, cuando no sabían la procedencia y casta de los otros, los resultados fueron parecidos para ambas castas (inclusive algo mejores los de las castas más bajas). Pero, en el segundo caso, se les pidió que se presentaran y dijeran a que casta pertenecían. En este caso, el número de laberintos resueltos por las castas bajas disminuyó considerablemente, demostrando así que la conciencia de pertenecer a un estatus social más bajo influye negativamente sobre el rendimiento académico.

(Gráfico 2)

(Gráfico 2)

Experimentos similares también se llevaron a cabo con alumnos blancos y negros de institutos de EEUU, mediante dos test, diciendo que unos eran para evaluarlos y los otros no. En los test que supuestamente no eran para evaluarlos, los negros sacaron buenos resultados, mientras que en el test de evaluar sacaron resultados mucho peores. A este fenómeno se le denomina “amenaza de estereotipo”, y se ha visto que afecta a sexos, razas y etnias.

La violencia, las prisiones y la desigualdad

a) Violencia

La relación existente entre la violencia y la desigualdad social es algo que generalmente se acepta más fácilmente que otros factores como la salud mental. Pero, más allá de criminalizar directamente a las clases más desfavorecidas de las sociedades, muchos estudios han tratado de encontrar las razones para esa violencia.

the-wire-the-complete-series-20081211045858330

The Wire

James Gilligan, psiquiatra de la Facultad de Medicina de Harvard, ha escrito sobre ello en dos de sus libros, Preventing Violence3 y Violence4. En estos libros agrupa todos los tratos que ha tenido con homicidas de diversas prisiones y, en ellos, enseña que en todos los casos que él ha tratado, la violencia se debía a intentos de alejar el sentimiento de vergüenza y humillación, y sustituirlo por un sentimiento de orgullo. Partiendo de esta realidad, es más compresible entender por qué la violencia se centra más en las clases desfavorecidas.

Como se ha visto anteriormente, el orgullo y el estatus son tremendamente importantes en las clases más bajas, por ser el único modo de hacerse respetar en la sociedad (a falta de un empleo con alta remuneración económica). Por tanto, en algunos casos, la única vía que encuentran es la violencia, y no es de extrañar que en los países más desiguales las tasas de homicidios sean las más altas.

b) Prisiones y prisioneros

Partiendo de la realidad de que en los países más desiguales hay tasas más altas de violencia, es de suponer que la cantidad de personas presas será también mayor. Pero la relación no es tan sencilla como cabría esperar. La proporción del aumento de presos se justifica en un 12% por el aumento real de los delitos, mientras que el 88% se debe a que las penas impuestas son más largas o se ha considerado como delito penado con cárcel lo que antes no se hacía así.

Por tanto, a pesar de haber ascendido el número de los delitos, no es justificable que en los EEUU durante los últimos treinta años se haya cuadruplicado la cantidad de personas presas, o que se haya casi duplicado en el Reino Unido desde 1990. Además, casualmente, es en estos países donde la desigualdad es más alta. En otros países más igualitarios la población presa ha aumentado levemente (Japón 9% y Dinamarca 8%), se ha mantenido (Suecia) o, incluso, ha llegado a descender (Finlandia).

De esta manera, es conveniente entender que estos dos últimos factores están relacionados, y no solo porque la violencia supone penas de cárcel, sino porque en las sociedades más desiguales, junto con la violencia aparece el factor del miedo y la desconfianza hacia los demás. Y esa desconfianza puede provocar, bien un cambio en las formas de relacionarse entre la gente, bien un endurecimiento de las penas de cárcel para aislar a las personas que resulten “problemáticas” para la sociedad. Y, con ello, cómo no, se tiende a criminalizar a las clases bajas. En ese sentido se comprende que, por ejemplo, en los EEUU es 6,04 veces más común que una persona de raza negra acabe en la cárcel que lo haga una de raza blanca (la diferencia puede ascender hasta 13,15 en Nueva Jersey)5.

Movilidad social

La movilidad es un concepto clave para entender la desigualdad social. Este término hace referencia a la probabilidad que tiene cada individuo para moverse (para arriba o para abajo) en la escala social. Por lo tanto, una movilidad social alta se relaciona con una igualdad de oportunidades en la vida de las personas. Es decir, que su lugar de procedencia (en lo que a clases sociales nos referimos) no tiene efecto en la clase social de llegada (en la que acabará trabajando u ocupando).

Young Hipsters eat street food during SXSW 2013Este tipo de movilidad a menudo se analiza comparando la posición social de los padres con la de las hijas (movilidad intergeneracional). Y, a pesar de que no es muy fácil conseguirlo, el análisis que se ha llevado a cabo en varios países económicamente ricos revela que la movilidad social no es amiga de la desigualdad, ya que cuanto mayor sea la tasa de desigualdad en un país, más bajo será la tasa de movilidad social.

Además, a estos factores hay que sumarles también una segregación geográfica que ha ido en aumento durante las últimas décadas. Esto provoca que la gente más pobre se amontone en guetos, lo que provoca que la violencia, el estrés, el desempleo,… generen todavía una menor movilidad social y una mayor inestabilidad en esas zonas deprimidas (Gráfico 3).

(Gráfico 3)

(Gráfico 3)

Aparte de estas razones socioeconómicas, el factor cultural también es clave para entender la desigualdad e inmovilidad social. En este apartado entra la Teoría de la homología de Pierre Bourdieu, que afirma que la relación de la estratificación socioeconómica está estrechamente ligada a la cultural, ya que los gustos e intereses individuales están determinados por su posición social. Estos intereses culturales, junto a otros tipos de consumo (ropa, comida,…), crean el hábitos/habitus en los individuos, y estos son iguales en cuanto a los demás individuos de su clase social y diferentes respecto a los de otras clases sociales.

Esta diferenciación en los habitus es utilizado normalmente para fomentar la discriminación e invisibilización de clase. Así, la clase trabajadora tiende a consumir músicas populares, que suelen ser los tipos de música menos respetados. Un buen ejemplo de todo esto la podemos encontrar en el estado español, donde la clase trabajadora consume mayoritariamente música española o flamenca. El caso del grupo tecno-rumba Camela (ampliamente escuchado en buena parte de la clase baja española), que pese a ser uno de los grupos españoles que más discos vende, con siete millones de discos vendidos, es continuamente invisibilizado en la prensa musical, como bien dice Victor Lenore, autor del libro Indies, hípsters y gafapastas

De esta manera, esta discriminación que sufre la clase trabajadora en el ámbito cultural, fomenta guetos culturales y sociales, que limitan las relaciones sociales que se dan en la sociedad. Este aislamiento que sufren las clases bajas, genera una sensación de inferioridad, una sensación de no poder avanzar en la escala social, que perpetúa una estratificación social tremendamente desigual.

Bibliografía

  1. Centre for Longitudinal Studies, Disadvantaged Children up to a Year Behind by the Age of three, London, Institute of Education, 2007.
  2. Hoff y P. Pandey. Belief Systems and Durable Inequalities: An experimental investigation of Indian caste. Policy Research Working Paper. Washington DC, World Bank, 2004.
  3. Gilligan, Preventing Violence, Nueva York, Thames & Hudson, 2001.
  4. Gilligan, Violence: Our deadly epidemic and its causes, Nueva York, G. P. Putnam, 1996.
  5. The Sentencing Project, State Rates of incarceration by Race, Washington DC, Sentencing Project, 2004.
  6. Lenore, Indies, hípsters y gafapastas,   Capitán Swing, Madrid, 2014
Advertisements

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s