ARTIKULUAK

Medicina Alternativa (I): Homeopatía

Hay en verdad dos cosas diferentes: saber y creer que se sabe. La ciencia consiste en saber; en creer que se sabe está la ignorancia.

Hipócrates

NaturheilkundeLa medicina alternativa es un grupo de sistemas, prácticas y productos médicos que se clasifican fuera de la medicina convencional, tales como la quiropráctica, la osteopatía o las hierbas medicinales1. Estos no se basan en el método científico, es decir, su efectividad no se analiza sistemáticamente y, por consiguiente, no se conoce realmente su eficacia. Por ejemplo: se comercializa un remedio para el acné, pero no se analiza si funciona realmente. Puede suceder que a algún cliente se le mejore el acné después de haber utilizado dicho producto, pero, no se podrá confirmar si ha sido el producto el causante de la mejora.

Las medicinas alternativas más exitosas entre nosotros son la homeopatía, la acupuntura, la quiropráctica y las hierbas medicinales. Aún así, muchos de los usuarios no conocen en qué radican dichas disciplinas. Por ello, en los 3 artículos que publicaremos en los siguientes días explicaremos brevemente los pormenores de estas cuatro prácticas alternativas (1-homeopatía, 2-acupuntura y quiropráctica, 3-hierbas medicinales) y los beneficios que presentan (o no), mediante datos que se han obtenido de investigaciones científicas2.

HOMEOPATÍA – Lo similar cura lo similar

Esta práctica la creó Samuel Hahnemann en 1810, cuando publicó el tratado Organon der rationellen (El órgano del arte de la medicina) sobre la homeopatía. Siguiendo la filosofía del autor, la homeopatía se basa en que lo similar cura lo similar. Por ejemplo: alguien que ha enfermado por arsénico se curará utilizando el mismo elemento, el arsénico.

Por otro lado, el principio básico de dicha práctica dice que la efectividad (potencia) de un elemento activo (cualquier elemento que interfiera en nuestra bioquímica como, por ejemplo, el ácido acetilsalicílico) aumenta cuanto más se diluya: si queremos crear un remedio homeopático de una planta concreta, trituraremos la planta y la sumergiremos en un disolvente (agua o alcohol, generalmente) para extraer el elemento activo que nos interesa. Después, nos quedaremos con la disolución (el líquido que nos queda después de retirar la planta triturada del disolvente, llamado tintura madre) y lo diluiremos por el factor que queramos, cuantas veces deseemos (si lo diluimos con el factor 10, lo identificaremos con X, si lo diluimos con el factor 100, en cambio, con C)

1_irudia_esp.

Entre los remedios homeopáticos que se pueden encontrar en el mercado, es muy común toparse con algunos de la dilución 30C, en la cual se diluye la tintura madre 1059 veces (59 ceros después del 10). La probabilidad de encontrar un solo átomo del elemento activo en esa dilución es ≈ 0.

2_irudia_espEntonces, ¿cómo es posible que se vendan remedios homeopáticos que, casi seguramente, no contengan ni un solo átomo del compuesto activo? Pues, porque resulta que, según la homeopatía, la substancia que contenía el compuesto activo (el disolvente: agua o alcohol, generalmente; o azúcar en caso de las pastillas) tiene memoria y, aunque ya no contenga el elemento activo, funciona igualmente. Es decir, aunque un remedio 30C no tenga el compuesto activo, es igualmente efectivo, ya que el agua o el alcohol que se ha utilizado como disolvente se acuerda del mismo. Es más, tal y como hemos dicho anteriormente, es más efectivo, ya que la potencia del remedio homeopático aumenta cuanto más diluido esté.

Tal y como muestran los datos obtenidos por Edzard Ernst y Simon Singh en Trick or Treatment: The Undeniable Facts about Alternative Medicine mediante meta-análisis (la combinación de varias investigaciones científicas), la homeopatía no es significativamente efectiva, ya que las mejoras que presenta no difieren de las obtenidas con el uso de placebos. Es decir, los pacientes tratados con remedios homeopáticos y los pacientes tratados con placebos muestran los mismos resultados.

Por consiguiente, con los datos obtenidos hasta ahora, se puede decir que la homeopatía no sirve para mucho, aunque, teniendo en cuenta que, generalmente, lo que toma el paciente es agua o azúcar, tampoco es dañina. Ha de mencionarse, en cambio, que puede resultar peligrosa si, con su uso, se deja a un lado la medicina convencional. Son varios los que han resultado afectados por haber dejado a un lado la medicina tradicional por pasarse a la homeopatía. Además, hay que tener en cuenta que no es una disciplina que se ajuste al bolsillo de cualquiera.

1 Nogales-Gaete, J. (2004). Medicina alternativa y complementaria. Revista Chilena de Neuro-Psiquiatría, 42 (4): 243-250.
2 Ernst, E. & Singh, S. (2008). Trick or Treatment: The Undeniable Facts about Alternative Medicine. Transworld Books.
Advertisements

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s